Sin categoría

ESTRÉS UNIVERSITARIO

descarga (4)

Según los estudios psicológicos realizados los años pasados los jóvenes universitarios son una de las tazas mas altas de personas afectadas por el estrés, mas en temporadas de exámenes.

El estrés no solo afecta al rendimiento mental sino también a la salud, ya que el estrés puede provocar ausencia del hambre, lo cual lleva a enfermedades gastro-intestinales como la gastritis, el insomnio por preocupación o exceso de cafeína.

Todos hemos pasado por etapas estresantes, algunos son mas sensibles a ello y otros menos,  sin importar cual sea tu nivel de tolerancia de estrés aquí te damos unos tips para que tu vida de universitario sea mas relajante.

Primero: Organízate. Has un plan de estudio en el cual incluyan pausas de comida y mínimo 8 horas de sueño seguido, lo cual ayuda a tu rendimiento mental.

Segundo: come bien. Tomate un tiempo para comer saludable y balanceado puedes investigar algunos alimentos que ayudan a la concentración. Y no se te olvide el desayuno! La comida mas importante y mas para un universitario. Tomar algún suplemento alimenticio te ayudara, mas no debe ser sustituto de algún alimento.

Tercero: tomate un tiempo para ti. Date un tiempo para practicar alguna actividad que te desestrese, así sea salir a correr, leer un libro, caminar, hacer algún deporte, pintar, etc.

Ahora si!  A desestresarte y a cuidarte en tu vida de estudiante.

Estándar
consejos

Estancia en el extranjero

Algo que he escuchado desde que entre a la universidad es sobre las estancias de estudios en el extranjero y lo buenas que son a nivel universitario sobre todo por los beneficios que tendrán en tu persona de manera profesional y personal.

Es por eso que me he puesto a investigar poco a poco sobre las posibilidades de intercambio y los distintos destinos a los que puedo viajar.

A las personas que he conocido que estudiaron en el extranjero normalmente se nota que su percepción del mundo es muy distinta y que tienen una ambición muy grande al igual que planes a futuro. Algo que también note de amigos que han estudiado en el extranjero es que inmediatamente después de llegar a casa comienzan de nuevo a planear otro viaje ya que la experiencia les abrió muchas puertas y sobre todo las ganas de conocer y aprender más sobre otros lugares y culturas en el mundo.

vida universitaria en el extranjerio

Yo también tengo ese deseo y ganas de conocer y aprender otros idiomas y vivir en otros lugares, es por eso que me dedicare más este semestre a ver un poco más sobre el tema. Sé que hay mucho papeleo y trámite necesario para esto pero seguramente ¡valdrá mucho la pena!

Estándar
vida universitaria

Entretenimiento

Durante los estudios es importante tratar de mantenerse motivado lo más posible para no caer en depresión o aburrimiento. Es un hecho que la vida universitaria puede ser muy difícil en el sentido de la carga de trabajo, fechas límites de entregas de trabajos, y sobre todo tener que lidiar con algunos profesores que desafortunadamente no son nada agradables (aunque este no es siempre el caso).

vida universitaria

Pero por otro lado durante nuestros años universitarios viviremos muchas cosas que son únicas para esta etapa y que serán recordadas durante toda nuestra vida. Es importante tratar de buscar cosas que hacer al mismo tiempo que estudiamos, ya sea trabajar o alguna actividad extracurricular como correr, practicar algún deporte o aprender a dibujar por ejemplo.

Al mismo tiempo debemos de mantener una vida social ya que durante estos años conoceremos a un gran número de personas que podrán ayudarnos en el futuro a crecer nuestra carrera profesional.

La vida no es solo trabajo y es importante el equilibrio. Ya sea que les gusten los juegos de video o simplemente la lectura, esta es la etapa cuando definiremos nuestros pasatiempos y gusto o pasiones.

El estudio es importante pero todos los excesos son malos hasta cierto punto. Creemos costumbres y rutinas buenas desde esta etapa para cuando estemos más grandes no batallemos tanto.

Estándar
profesores

Asimilación, Aposición, Aseveración

Cuaderno en blanco

Nunca creí en lo de memorizar. Que un tipo al que se le atribuye una experiencia suba a una tarima y cuente algo para que los demás copiemos en nuestras libretas -o tabletas- sin interesarse por enseñar, no aporta mucho. Y de eso descubrí que hay mucho en la universidad. Es uno de los primeros mitos que se rompen en la facultad. Los profesores no son mejores que los de instituto.

Eso sí, otros realmente se apasionan por su trabajo. Pero en seguida te das cuenta de que nada es organizado. Que en el mundo, poco a poco descubres, todo funciona de aquella manera. Nuestras universidades, que tan eficientes parecen, dependen en muchas ocasiones de que a alguien no se le estropee el microondas y no use el tiempo de corregir tu examen en comprar un repuesto para el electrodoméstico.

 

Atemporal

Aun así, me he concentrado en descubrir más allá. En las aposiciones dialécticas y en intentar exponer aquello que quiero decir de la mejor de las maneras. No siempre es fácil. Pero merece la pena perder un poco de tiempo rasgando un poco que no esperando que la realidad llegue por sí sola.

También asimilando. Lo importante en la universidad es asimilar los contenidos. Que sean parte de tu doctrina. Porque copiar lo que te dicen los que recitan sobre la tarima poco puede aportarte.

Estándar
desvaríos

Información, Interpretación, Interpolación

puesta de sol

 

Definamos la soledad. La soledad es cuando estás rodeado de gente y, sin embargo, no eres capaz de decir una palabra. La soledad no es ese momento en que te encuentras en tu habitación con la única compañía de tu televisión. Sino cuando estás en mitad de un gentío y todos tienen una vida y unas intenciones menos tú.

Más o menos es lo que se sentiría si repentinamente te trasladasen a un barrio secundario de, por ejemplo, China. Habría mucha gente y solo no estarías. Pero serías incapaz de decir nada. Así me sentí en mi primer contacto con el mundo de la universidad.

Inconexión

Hasta ahora, había vivido con mis padres. Esa es una vida sencilla, una en la que sabes que puedes contar con ellos, que nunca te van a fallar. Si tienes un problema, regresas a casa. O buscas su afecto. Ahora mismo, si algo falla puedo llamar por teléfono, pero no tengo un refugio.

Y luego tienes que informarte de cómo funciona todo. En un mundo en que cada uno tiene algo que hacer. Que va a su bola y sabe lo que hace. No es ese mi caso.

Por eso, me decidí a interpretar las vidas de mi alrededor. A ver cómo se desenvuelven. Porque he de empezar mi nueva vida. Una universitaria.

 

Estándar
Sin categoría

Despedidas, despistes, despertar

Después del último examen de la selectividad me eché una larga siesta porque a la noche teníamos una ceremonia de despedida en el instituto. Nuestro instituto era muy campechano y por eso la ceremonia consistió en piscolabis y visualización de videos embarazosos de nuestro paso por la institución. También hubo un karaoke y los profesores nos dieron vergüenza ajena por última vez. Miento, hubo más vergüenza ajena cuando se vinieron con nosotros de fiesta pero habíamos bebido unos cuantos tragos y de borrachera todo es más aceptable.

Tenía todo el verano para pensar qué me iba a llevar a la Universidad y hacer la maleta pero lo dejé para el día anterior. Planché mi ropa, guardé como pude todo lo que creía iba a necesitar, y me olvidé de cosas importantes. Mi madre tuvo que mandarme por correo el aparato de dientes y algún otro cachivache.

Mientras veía mi casa alejarse desde el coche me di cuenta de que ya no podía depender de mis padres para que me solucionaran la vida. Tendría su ayuda incondicional y desinteresada pero tendría que luchar por todo lo que quería conseguir. La comida ya no iba a aparecer en el plato.

Sentí que acababa de despertar de un largo sueño.

Estándar
Sin categoría

Pre universidad, pre matrícula, preocupación

La Selectividad. Esa semana que decide tu futuro, y si lo tienes.

Viví esa semana con cemento en el estómago. El primer día perdí el tren que me llevaba al centro de estudios donde se celebraban las pruebas y tuve que patearme tres paradas de tren. Por suerte llegué con tiempo aunque mi empecé el examen sudando y oliendo mal. El vigilante de mi aula olía peor, estaba borracho y el aroma a vino llegaba hasta la última fila. Durante el examen salió del aula y muchos aprovecharon para copiar. Yo estaba demasiado nervioso para intentarlo.

El segundo día olvidé el papel de los códigos que nos dijeron que no nos olvidáramos de llevar. Tuve que llamar a casa para que mi madre me los dictara durante el examen. Perdí la mitad del tiempo que me daban para traducir un texto del latín al castellano y me preparé para ver muy rebajada mi media.

El tercer y último día en el examen de filosofía debido a un error en la redacción de nuestros test tuvimos que esperar una hora para recibir el nuevo examen. Durante esa hora nos dejaban repasar. De nuevo el cemento de mi estómago no me dejó ni ojear los apuntes.

Pero al final saque la media, si no no estaría aquí.

Estándar